INICIO » Sin categoría » PILATES Y HERNIA DE DISCO

PILATES Y HERNIA DE DISCO

Publicado en: Sin categoría 0

El ejercicio de Pilates, al activar en muchos de sus ejercicios la columna nos ayuda a ganar elasticidad. Los discos están formados por un núcleo pulposo y gelatinoso, recubierto por un anillo de fibras. En ciertas ocasiones, el anillo se degenera y el disco se “abomba” por un lado derivando en protusión discal. Si el anillo se rompe y el núcleo sale al exterior, estaríamos hablando ya propiamente de una situación más grave: hernia discal. 

Podríamos decir que la protusión  constituye el paso previo a la hernia discal. Existe una variedad de factores que pueden provocar este tipo de lesión, como son sobrepeso, hipermovilidad en una zona determinada, ejercicio físico realizado de manera incorrecta, sedentarismo, etc…

Las hernias discales principalmente aparecen en las zonas más móviles: lumbar y cervical. Es importante reforzar la musculatura de dichas zonas  y a la vez reeducar el movimiento en nuestra vida cotidiana. Para ello, en nuestros estudios de Zaragoza que son centros oficiales Xtensal trabajamos  pilates con máquinas, en Floresta y en Montecanal. Con la práctica regular, gracias al  reformer, cadillac y silla, nos va a ayudar a ejecutar el movimiento con una mayor eficacia y un riesgo muy reducido de lesión.

La elongación axial contribuye a aliviar la presión intervertebral y por otro lado potencia el fortalecimiento de la musculatura estabilizadora. Bajo la atención de un profesional es posible practicar pilates con patologías como protusión y hernia discales. Hay peligro en aquellos ejercicios en los que se combina la flexión de columna con la rotación de la misma (por ejemplo, saw, la sierra). Los ejercicios de hiperextensión en decúbito prono deben realizarse siempre bajo un protocolo de control y alineando correctamente la espalda. Por otra parte debemos poner el énfasis en los ejercicios que nos ayudan a trabajar la musculatura del tronco, proporcionando un tono óptimo  tanto sobre la zona lumbar como la zona abdominal y asimismo realizar secuencias que mejoren la movilidad desde la articulación de la columna  y promuevan la correcta alineación de la  columna en aras a adquirir una buena estabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *